Cuando hablamos de asuntos referentes a la World Wide Web siempre se habla de conceptos vagos y pensados para ofrecer una imagen visual al público sin conocimientos técnicos. Términos como "nube", "cloud", "servidor virtual", "servidor elástico" y muchos más son parte del vocabulario general y comercial de las diferentes empresas de alojamiento web.

El hosting o alojamiento web es la infraestructura básica de cualquier proyecto web, si se pretende competir con SEO el alto rendimiento es vital.

Como cualquier otro servicio del mundo empresarial, existen niveles de especialización que establecen diferencias entre servicios y proveedores de hosting web.

Uno de los cada vez más solicitados es precisamente el alojamiento web de alto rendimiento. ¿Por qué?

Esto se debe al predominio de Google en el mercado de búsqueda, por decirlo resumidamente se premia a las páginas web más rápidas (en tiempo de carga y renderización mediante técnicas como el preloading).

No se trata de un capricho de Google, cualquier otra empresa de servicios de búsqueda que hubiera llegado a su cuota de mercado lo habría hecho. El motivo es que un comportamiento general "rápido" en la WWW facilita las labores de rastreo e indexación, ahorrando recursos y gastos a la empresa.

Además la irrupción del mobile first indexing obliga a mejorar los tiempos para usuarios móviles, con lo que ya tenemos servida la mesa para un nutrido mercado de alojamiento web de todo tipo y calidad.

Es de suma importancia saber escoger no solamente el producto de hosting, sino la compañía o servicio.